De paso por Concepción, caminando y conduciendo por distintas calles de la ciudad, es lamentable ver el estado de éstas, como también de sus veredas. Si antes del terremoto del 27 de febrero del 2010, eran malas, hoy es una vergüenza, una falta de respeto, sobre todo para los adultos mayores y discapacitados que transitan por ellas.

Resulta incomprensible que ninguna autoridad, ya sea regional o a nivel central, que tome carta en el asunto. Siempre se culpan mutuamente entre el municipio y el Servicio de Vivienda y Urbanismo.

Escandaloso es que el Estado se gaste 1.900 millones de pesos en un memorial por las víctimas del terremoto del 2010, en vez de invertirlos, por ejemplo, en el tema aquí planteado.

Por otra parte, es difícil de comprender la forma de operar que tiene el SERVIU al respecto. Llaman a licitaciones para pavimentaciones parches, es decir, simples bacheos, en vez de utilizar recursos, una sola vez, para trabajar cuadras completas. A ello, se le debe sumar, que algunas empresas contratistas, no cumplen con los plazos y la totalidad del trabajo adjudicado. Ejemplo de ellos, son las calles Freire y Maipú de la ciudad, donde las faenas no cumplieron los plazos, dejaron grandes hoyos en las veredas, cosa que nadie responde, siendo los únicos perjudicados los peatones.

Con propiedad, afirmo que la tónica de siempre, es que cuando pavimentan una calle, no pasa un año y la vuelven a romper, por cualquiera sea la razón. No falla este ritual.

Es cosa de transitar por algunas calles y observar, parches sobre parches, unos más altos que otros, en ciertas partes hormigón y en otras asfalto. Un ejemplo, calle Maipú entre Caupolicán y Aníbal Pinto. Y solo cito éste, porque son decenas de cuadras con las mismas características.

No me deja de llamar la atención, donde está el rol de los inspectores y directores de obras, quienes son encargados de velar por el cumplimiento exacto de los trabajos de las constructoras contratistas inscritas en el SERVIU. Al parecer, algunas de éstas, trabajan al mínimo esfuerzo, es decir, sólo buscan obtener un muy buen margen de ganancia, sobre el monto cancelado por el organismo estatal, porque no veo otra razón, para dejar obras inconclusas, o de dudosa calidad.

De paso, una observación. Sorprende la proliferación de empresas constructoras que se inscriben como contratistas. Debo presumir que es un excelente negocio a costa del bolsillo de todos los chilenos, como también presumo, como debe ser el lobby de éstas, ante los funcionarios encargados de decidir,  quienes se adjudican las licitaciones, y a la vez, ante quienes fiscalizan en terreno. No lo tengo claro, pero fuentes del medio, manifiestan sus dudas sobre la existencia de supuestos tratos especiales, algún cariño, un almuerzo o un regaloneo por parte de estas empresas, hacia los funcionarios de este servicio. No me extrañaría en todo caso, porque todos los días, nos informamos de las constantes denuncias de corrupción en organismos públicos.

Algo anda mal aquí. No creo que sea cosa de ahora solamente. Lo que sí es algo visible, concreto y real, que no se puede desconocer, es que una de las principales ciudades del país, ofrece un panorama desolador en cuanto al estado de sus calles. Pero a la autoridad poco le importa, total las reparaciones de los vehículos fiscales las pagan todos los chilenos, en cambio, la locomoción colectiva y automovilistas en general e incluso los peatones, deben asumir los costos de los daños y accidentes que se producen a causa de esta situación.

¿Alguna autoridad se hará cargo de esta problemática o saldrán con sus Power Point, llenos de números y gráficos, para ignorar la realidad?

Anuncios

Muchos chilenos saben lo que significa para sus vidas el día 27 de Febrero del 2010. No es necesario recordar, más que, uno de los sismos más fuerte de la historia, el famoso 8.8 Richter con epicentro en Cobquecura.

Miles de familias que perdieron sus viviendas o quedaron con severos daños, cientas que vieron partir a sus seres queridos y millones que recuerdan esta fecha con dolor.

Y a ellos les dedico este artículo, porque es indignante ver como sus vidas son usadas por la clase política chilena.

Es inaceptable e impresentable que el gobierno que preside Sebastián Piñera, utilice el tercer aniversario de la tragedia, como plataforma política, con el fin de obtener una mayor aprobación, y de paso, dar un aventón a los candidatos presidenciales de la alianza de gobierno. Es una burla, una falta de respeto e incluso una falta a la moral, politizar el dolor y la aflicción de cientos de miles de chilenos que resultaron afectados con el terremoto y maremoto del 27 F.

El gobierno lleva dos meses anunciando el discurso de este miércoles 27 de Febrero, donde más que sensibilizar con la gente, se ha abusado del tema en cuestión atacando lo que hizo o no hizo el gobierno de Michelle Bachelet, por el temor de la Alianza a una derrota presidencial a final de año. No hay otra razón objetiva en ello.

Dejo en claro, que no defiendo el actuar, en este caso, del gobierno anterior. Solo manifiesto mi repudio a la utilización que se le ha dado al tema en cuestión.

Es cierto, hubo deficiencias graves por parte de la autoridad el día de la tragedia, errores garrafales de la Armada de Chile, sobre todo del proceder de su Comandante en Jefe, Almirante Edmundo González Robles, quien prefirió ir a dormir en vez de tomar el control del desastroso actuar del SHOA.

En resumen, Chile no estaba preparado para enfrentar un desastre natural como este, a pesar que destacados sismólogos chilenos, llevaban años alertando a la población de que debía informarse de como actuar frente a una situación como esta. Lo malo era que la autoridad es quien debía y debe preparar a la ciudadanía.

Retomando la errática fórmula gubernamental de conmemorar el tercer aniversario del 27 F, es necesario recordar a la máxima autoridad del país, que las tragedias no son herramientas para subir el apoyo ciudadano. Piñera cansó a los chilenos con el rescate de los 33 mineros y ahora son pocos los que apoyan el discurso descalificador y populista.

Lo que extraño en el Presidente, quien dice hablar con objetividad y conocimiento de causa, es que no se pronuncie frente a las condiciones en que opera en la actualidad, el Instituto de Sismología de la Universidad de Chile, y a la vez, las discrepancias de la ONEMI con el ente investigador.

Me atrevo a decir, que si hubiese un sismo de las mismas características, nuestro país sigue no estando a la altura para enfrentar un desastre natural de similar envergadura. No en vano, las críticas de los sismólogos de la Universidad de Chile son ciertas, en cuanto al atraso del financiamiento estatal para el funcionamiento en cuestiones básicas, tales como mantener la red de monitoreo sismológico a nivel nacional y no permitir lo que ya sucede, que 11 estaciones están fuera de servicio.

A lo anterior, sumemos que en bodegas de la ONEMI aún duermen 600 sismógrafos nuevos que debieran estar operativos hace rato, y por ejemplo, que la décima región de Los Lagos, carece de estos instrumentos, por consiguiente, si hubiese un sismo en la zona, sismología no cuenta con una red activa.

Por otra parte, que la autoridad anuncie que la reconstrucción tiene sobre el 80% de avance, tampoco es cierto. Hay demasiada soberbia en querer demostrar lo que no es real a como dé lugar. La firma de los subsidios no significa que los afectados ya tenga su casa donde vivir. No deja de llamar la atención que el Presidente no visite Concepción y Talcahuano, ciudades epicentro del terremoto y maremoto, que muestran secuelas bastante visibles aún, como campamentos y mediaguas que se aproximan a vivir un cuarto invierno en deplorables e indignas condiciones humanas.

También es indignante que se esté construyendo un memorial de la tragedia en Concepción con un costo superior a los 2 mil millones de pesos, suma de dinero que podría invertirse, por ejemplo, en viviendas sociales. Una farra desproporcionada que podría tener un fin social.

En conclusión, lo descrito aquí, no es más que una muestra de lo desprestigiada que está la totalidad de la clase política chilena. Se sigue en esa lastimosa política de la soberbia y del egoísmo, donde más que preocuparse por la gente, se busca el voto y subir en la encuesta. Y lo peor, que en este caso, escarbando en el dolor ajeno.

 

Hace un par de semanas, escribí dos artículos criticando la puesta al aire del docu reality Las Argandoña por su alto costo de producción y el escaso aporte que entrega a la teleaudiencia. Hoy, no es quiera seguir abundando en el tema, pero es mi deber, después de la emisión del primer capítulo, hacer un breve análisis y refrendar que lo publicado en mis columnas anteriores.

Respecto al contenido, es exactamente lo esperado. ¿Qué tiene de nuevo la trama del programa? Nada, porque a lo largo de su vida, Raquel Argandoña, la ha televisado, exponiéndola antes los medios a cambio de millones de pesos. La novedad, son las apariciones de su hija Kel, quien parece haber heredado el gusto por el dinero, sumándose  a ellas, el nulo talento de Pablo Schilling y el trabajólico ex bailarín Oscar Peña.

Temía, que al ver el amplio rechazo de la gente a través de las redes sociales al docu reality, y por sobre todo a la panelista del matinal Buenos Días a Todos, que se cayera en esa bipolaridad típica de algunos chilenos, es decir, que el programa obtuviera una alta sintonía. Pero no fue así, afortunadamente, ya que sólo promedió 12 puntos, lo que es un fracaso para Televisión Nacional, tras invertir cientos de millones de pesos para  sacarlo al aire.

El magro resultado se da por diversos factores. El primero, sin lugar a duda, es que la animadora no tiene carisma frente a la ciudadanía. Cansa su ambición, a mi parecer, descontrolada por el dinero, su soberbia y prepotencia, reflejada, por ejemplo, en golpear a un periodista, en amenazar a otros y en varios comentarios desafortunados emitidos en pantalla. Una segunda explicación, por los escandalosos sueldos cancelados a sus protagonistas por Televisión Nacional. Tercero, es que al ver el capitulo estreno, la sobre actuación es tan visible, que molesta y aburre, sumando a ello, su contenido banal.

También su competencia directa, Canal 13, tiene una solidez en materia de reality. Ha liderado en sintonía en esta área hace años, y en este caso, Pareja Perfecta, está consolidado con un rating promedio por sobre los 20 puntos, siendo que el contenido deja mucho que desear, pero son historias más cercanas al público. Lo mismo sucede con Los Méndez, que tiene buenos números de aceptación, y eso se explica, porque la vida de sus protagonistas es muy similar a la del chileno común.

Sería interesante conocer la opinión, post estreno de Las Argandoña, del director ejecutivo de Televisión Nacional, Mauro Valdés, quien días antes del estreno justificó públicamente tanto los costos de producción y emisión del espacio. No me extrañaría que su opinión la mantenga, pero la baja sintonía del capítulo estreno ya debe ser tema de preocupación de la plana directiva del canal estatal.

No sé cual es el poder que tiene Raquel Argandoña al interior de TVN. Pero quienes aprobaron un proyecto tan magro como éste, deja la sensación, de que es no es menor. No creo equivocarme, pero al menos un mes antes de emitir su primer capítulo, el rechazo a través de las redes sociales como twitter y facebook, era tan amplio, contundente e incluso para muchos inesperado, que al parecer no fue considerado por los ejecutivos de este medio de comunicación.

En el día de hoy, se emite el segundo capítulo, a continuación de la telenovela Reservas de Familia. Será una segunda prueba de fuego para Las Argandoña. Leía que habían hecho algunos cambios, uno de ellos hacer más dinámica la historia, pero no veo un cambio en la actitud de la gente frente al cuestionado docu reality. De obtener nuevamente una baja sintonía, no sólo comprobará el fracaso del espacio y el aumento del dolor de cabeza del directorio de la señal pública, sino que también demostrará el impacto que tienen hoy la redes sociales, cosa que parecen no tomar en cuenta.

 

 

 

He escrito dos artículos referentes al docu reality de Las Argandoñas, donde he expuesto, principalmente, su contenido, que no se produce con fondos de todos los chilenos y una serie de comentarios donde explico el considerable rechazo de la gente.

Hoy me basaré en otros aspectos que tienen relación, sobre la emisión de este tipo de programas con escaso aporte para la teleaudiencia.

Con preocupación, y a la vez, indignación, veo que esta tendencia se viene en alza. Siguen la huella de las Argandoñas, la panelista de Mega Patricia Maldonado, canal donde pretende sacarlo al aire, y Anita Alvarado, aún sin casa televisiva.

Ya hemos dicho que son impresentables las grandes sumas en honorarios para sus protagonistas, como también los altísimos costos de producción, pero que son  autofinanciados con la venta de publicidad.

Mañana martes 09 de octubre, a las 23.15 horas aproximadamente, el canal de todos los chilenos (TVN), sería el estreno de Las Argandoñas, cuya historia está basada en la vida diaria de la ambiciosa opinóloga del matinal buenos días a todos.

En las redes sociales, he visto un amplio rechazo a la emisión de este espacio, pero como el chileno tiene una tendencia de ser bipolar, no me extrañaría que tuviera una alta sintonía, y por consiguiente, ello significaría darle el favor a Raquel Argandoña, y tiraría por la borda, los negativos comentarios de los mismos televidentes.

No es novedad, que la oferta de las parrillas programáticas de los distintos canales de televisión chilena, tienen un alto porcentaje de producción, con contenidos que no aportan a la sociedad, pero que si les deja altos dividendos económicos. La farándula chilena se ha tomado espacios diarios considerables, lo que explica, lo expuesto en mis notas anteriores, es decir, una TV cada día con menos aporte, pero un excelente negocio.

No sé que puede tener de interesante, atractivo y motivante, conocer ante las cámaras, una lujosa vida de Raquel Argandoña, el día a día de Patricia Maldonado y de Anita Alvarado. Lo que si claro, es que los tres personajes en cuestión, solo les interesa a cambio, millonarios ingresos.

Pareciera que la normativa del Consejo Nacional de Televisión, que obliga a estos medios a la exhibición de una hora a la semana de programación cultural, en horario de alta audiencia, fuera una tortura, donde los ejecutivos intentan justificar con espacios de bailes, canto y cualquier tontera la norma del ente regulador. Se extraña ver producciones de excelencia que dejaban enseñanza a la gente, como era Maravillozoo (Canal 13), el show de los libros (TVN), la serie Mundo de la década de los 80, y tantos más que se quedan en el tintero.

Para mí, sería fantástico que algún canal de TV abierta, en vez de dar pantalla a docu reality de un contenido tan desechable, emitiera un espacio de varios capítulos de investigación y denuncia sobre la pedofilia. Son tantos los casos existentes, que es necesario saber el por qué cada día se descubren más abusos sexuales contra menores de edad. Los ejemplos más actuales, provienen del obispo Iquique y sacerdotes de la iglesia católica, de personal de establecimientos educacionales, jardines infantiles y otros más.

No basta con 5 minutos en los noticiarios. La pedofilia es un tema país, donde varios de los inculpados, como es el caso del cura Karadima, se callan y son silenciados no sólo por la Iglesia, sino que también por poderosos grupos empresariales. Se necesita hacer público, desenmascarar y hacer seguimiento a lo que dictamina la justicia, y que mejor para ello, que un ciclo de reportajes sobre el tema, en un medio de prensa, tan masivo como la televisión abierta y en un horario prime.

En conclusión, lo que quiero es dejar en evidencia con estos ejemplos, es que los chilenos estamos frente a una calidad algo deficiente frente a lo que nos ofrece estos medios de comunicación. Y por lo que observo, veo difícil que esta situación cambie, si los ejecutivos de los distintos canales, no escatiman esfuerzos en poner en pantalla estos deplorables tipos de docu reality. Ojalá, que en algún minuto se de más espacio a la cultura, a la enseñanza y a la investigación.

No es primera que vez, que escribo para demostrar que la clase política chilena, está cada día más desprestigiada, sin credibilidad y con actitudes vergonzosas. Parece no importarle a la autoridad, la imagen patética que dejan ante la opinión pública. Y así, tienen la patudez de criticar a quienes protagonizan incidentes y situaciones alejadas de las buenas conductas.

¿Con qué moral lo hacen? Si la gente ve, que ellos tienen comportamientos alejados de la verdad y actos propios de riñas callejeras, por favor, no vengan a dar clase de como uno debe respetarse con el otro.

Un ejemplo de lo que expongo, fue la gresca protagonizada en el congreso, el martes recién pasado, una vez más, por los “Honorables” diputados, René Manuel García (RN) y Marcelo Díaz (PS).  Ellos  son fieles representantes de variadas personalidades del mundo de la política, que día a día, se agreden no sólo físicamente, sino también con intercambios de mensajes verbales inadecuados.

Lo anterior, no hace más que poner en duda, la falta de seriedad de instituciones representativas del estado, tales como, el poder ejecutivo y legislativo. Este tipo de situaciones, no son justamente, un modelo a imitar, más aun cuando son autoridades elegidas por la ciudadanía.

En todo caso, no me llama la atención lo acontecido entre los diputados García y Díaz. Son hechos reiterados. No es primera vez, que el primero trata de “cola” al segundo. Una actitud homofóbica, ordinaria, mala clase e impresentable por parte del parlamentario de Renovación Nacional, como también el vocabulario de grueso calibre utilizado por su adversario socialista.

A ello, sumemos el penoso comentario de una ministra de estado. Me refiero a la titular del trabajo, Evelyn Matthei, quien califica de “huevones” a un grupo de ex colegas. Tenga o no razón, es impresentable su proceder, denostando el rango de su cargo. Pero tampoco me extraña su actitud, ya que no es la primera ocasión en que se desubica en sus comentarios, los cuales causan un rechazo de la ciudadanía.

Estas situaciones me hacen recordar el 18 de septiembre de cada año, cuando nuestros políticos de todos los sectores, acuden al Te Deum en la catedral de Santiago. Año a año, el arzobispo de turno de la arquidiócesis de la capital, hace un llamado a la unidad nacional, al respeto entre los adversarios políticos, a trabajar por Chile.

Lo más cómico, no es precisamente el discurso de la autoridad de la iglesia, sino que el actuar y las declaraciones de estos representantes del estado. Coincidirá conmigo, que uno los ve en la misa, dándose la paz ante numerosas cámaras de televisión y equipos fotográficos. Y a la salida, la cosa es más cínica aún. Son múltiples sus declaraciones a la prensa, donde reafirman que trabajarán en conjunto por la unidad nacional y el bienestar de todos los chilenos.

Y, no alcanzan a pasar 24 horas del acto ecuménico, y ya se ven las primeras confrontaciones entre la alianza de gobierno y el bloque opositor. Declaraciones poco decorosas van y vienen.

Lo que quiero demostrar con lo citado anteriormente, es la falsedad de muchos protagonistas de nuestra clase política. Son discursos que demuestran su actuar inconsecuente, donde solo afloran intereses personales, o más bien, que no les importa lo que piense y opine la ciudadanía. Y el resultado de sus actos, es la falta de credibilidad de los chilenos frente a ellos.

El gobierno de Sebastián Piñera, el parlamento y los partidos políticos en general, tienen un bajo nivel de aceptación, a causa de sus propias irresponsabilidades. Les cito, solo 5 ejemplos (hay cientos) reales que crean anticuerpo y rechazo por parte de la ciudadanía:

  • El show del hiperventilado ministro de salud, Jaime Mañalich, cuando anuncia el fin de las listas de espera Auge.
  • La bochornosa licitación del litio. El propio subsecretario de minería, Pablo Wagner (hoy renunciado) negó que existieran errores en el proceso de licitación del litio.
  • La encuesta Casen. La falta de claridad de resultados de ésta, causó descontento en los chilenos.
  • El boxeo en el Congreso.
  • El fracaso de la Concertación como bloque opositor. Lo reflejan el escaso apoyo de las encuestas, y más aún, sus evidentes diferencias internas.

Que más decir. Lo expuesto en este artículo, es un fiel reflejo del pésimo trabajo de nuestras instituciones representativas. Si éstas quieren mejorar su imagen, deben escuchar a una ciudadanía descontenta y dejar de lado sus intereses y dividendos políticos. La gente quiere resultados y hechos verídicos en que se sientan beneficiados, y no estadísticas discutibles, para subir en las encuestas.

 

 

 

Más que un artículo de opinión, hoy quise recordar varias frases y citas, de nuestra clase política, algunas memorables, otras para la risa, y por cierto, una que otra que representa la falta de credibilidad de nuestras autoridades.

No es posible, citarlas todas, ya que ello me tomaría años, y por consecuencia, escribir un libro. Les dejo a continuación una selección, que por supuesto, es liderada por el actual Presidente, Sebastián Piñera. Léalas bien y juzgue usted.

  1. “Ya vendrán tiempos mejores”. Presidente Sebastián Piñera.
  2. “Agradecer muy sincera y profundamente”. Presidente Sebastián Piñera.
  3. “Arriba los corazones, ya vienen tiempos mejores”. Presidente Sebastián Piñera.
  4. “Vamos a ponerle candado a la puerta giratoria”. Presidente Sebastián Piñera.
  5. “La modificación del SIPCO, frente a las alzas del petróleo, dará un merecido alivio a las familias en el precio de los combustibles”. Presidente Sebastián Piñera.
  6. “Todos por una educación de calidad para todos”. Presidente Sebastián Piñera.
  7. “Cuando asumimos el gobierno, había 380.000 pacientes en listas de espera AUGE. Ayer anunciamos el término de ellas”. Presidente Sebastián Piñera.
  8. “Estamos subiendo las escaleras del arco del triunfo. El estado físico de los Senadores Allamand y Chadwick muy pobre. Necesitan ejercicio”. (Junio 2009) Presidente Sebastián Piñera.
  9. “Vamos a ganarle la batalla a la delincuencia”. Presidente Sebastián Piñera.
  10. “La madre de todas las batallas”. Presidente Sebastián Piñera.
  11. “Crecer con igualdad”. Ex Presidente Ricardo Lagos.
  12. “Implementación del Transantiago es tarea del gobierno actual”. Ex Presidente Ricardo Lagos, endosándole la responsabilidad a Michelle Bachelet.
  13. “Es cariñoso el Presidente Chávez, y es alto además, es grande”. Ex Presidenta Michelle Bachelet.
  14. “Estoy convencida que el paro de los secundarios ya terminó”. Ex Presidenta Michelle Bachelet, frente a la revolución pingüina del 2006.
  15. “Los ponemos en un avión y en el camino los van tirando para abajo” Ex Presidente Augusto Pinochet (11/09/1973).
  16. “Esto no ha sido nunca una dictadura. Ha sido una dictablanda”. Ex Presidente Augusto Pinochet.
  17. “En este país no se mueve una hoja sin que yo lo sepa”. Ex Presidente Augusto Pinochet.
  18. “Soy el General de los pobres”. Ex Presidente Augusto Pinochet.
  19. “Reflexionando y meditando, soy bueno. No tengo resentimientos, tengo bondad”. Ex Presidente Augusto Pinochet.
  20. “En Google, acabo de encontrar una noticia que dice que el diputado, Fidel Espinoza, explota a través de otras personas, a mujeres que les paga $40.000.” Ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter.
  21. “No soy precandidato de nadie”. Ministro de Obras Públicas Laurence Golborne.
  22. “¿Qué será mejor: Qué el ex fiscal Peña, se vaya a una oficina de abogados o su experiencia se aproveche en un organismo de seguridad pública?”. Ministro Vocero de Gobierno, Andrés Chadwick.
  23. “Fue accidente laboral y no podemos mentir”. Senador Alejandro Navarro.
  24. “Me quebré la columna, no la lengua”. Senador Alejandro Navarro.
  25. “Este gobierno reconstruirá todos los daños del terremoto; dejará la economía entre las 10 mejores del mundo y terminará con la extrema pobreza”. Senador Alberto Espina.
  26. “Es absolutamente falso que se haya aumentado el sueldo de los senadores”. (Marzo del 2012) Senador Alberto Espina.
  27. “Golborne tiene una gran proyección. Más que empujarlo a un partido, hay que abrirle la puerta en la Coalición por el Cambio”. Ministro de Defensa Andrés Allamand (15/11/2010).
  28. “Si no pudiera pagar por la educación de mis hijos, también estaría marchando”Ministro de Economía, Pablo Longueira.
  29. No contemplamos una modificación al impuesto específico Ministro de Hacienda, Felipe Larraín.
  30. Existen espacios para reducir el impuesto específico a los combustibles”. Ministro de Economía, Pablo Longueira.
  31. “Santa Claus existe para los que tienen dientes de leche y no para los que tienen el colmillo largo”. Ex Ministro de Hacienda (Gobierno de Michelle Bachelet). Nicolás Eyzaguirre
  32. “Con mi gordi si lo sé. Y si ella dice alguna cosa que me parezca mal, sin duda alguna que la voy a llamar por teléfono”. Ex Ministro de Hacienda Nicolás Eyzaguirre.
  33. “Es culpa del gobierno anterior”. Senadora (D) Ena Von Baer.
  34. “Cuando flaquean las fuerzas, voy a buscar un abrazo a La Pintana”. Senadora (D) Ena Von Baer.
  35. “Este es el huevón que nos cagó”. Ministro de Salud, Jaime Mañalich, refiriéndose como lo recordarán los funcionarios de la salud.
  36.          “Repitamos a coro, cuando baje la mano y después del anuncio: “Cumplido” Ministro de Salud, Jaime Manalich, sobre el fin de las listas de espera AUGE.
  37.          “Es bastante pelusa el Presidente”. Ministra del Trabajo, Evelyn Matthei, por apoyo de Sebastián Piñera a posible candidatura de Andrés Allamand.
  38.          “Huevones de mierda”. Ministra del Trabajo, Evelyn Matthei, refiriéndose a ciertos diputados de la Concertación.
  39.          “Momia conchetumadre”. Diputado Fidel (PS) Espinoza, descalificando a la diputada (UDI), María José Hoffmann.
  40.          “Sí, hubo insulto de mi parte, pero no hacia la ministra, sino al diputado García Ruminot que por segunda vez me trata de cola”. Diputado Marcelo Díaz.
  41.          “Este es el show de este pelota”. Diputado Iván Moreira contra en aquel entonces Diputado Jorge Schaulsohn.

Sólo un comentario final. Que no se quejen los aquí mencionados. Nada es inventado. Las citas son textuales.

Víctor Huidobro es periodista. Vive en Santiago y escribe regularmente en su blog, El Nada Serio. Tiene su cuenta de Twitter en @elnadaserio

Para nadie es un misterio, para quienes poseen tarjetas de créditos bancarias, de grandes tiendas y del retail en general, es un peligro latente, ya que la tentación de utilizarlas es alto, y además, es la forma de solventar los gastos de muchas familias en Chile, para llegar a fin de mes, ya que sus sueldos no les alcanza.

Si bien nadie obliga a una persona a obtenerlas, y ante todo, nadie los conmina a usarlas, todos sabemos que en un alto porcentaje caen en un endeudamiento considerable, a causa de estos plásticos.

Es común ver en los medios de prensa, reportajes que demuestran la facilidad con qué se puede obtener una tarjeta de crédito. Incluso en grandes tiendas, las ofrecen en la calle, solo exigiendo la cédula de identidad y ser mayor de edad. Los bancos abren cuentas corrientes con productos asociados, que permiten a estudiantes  de la enseñanza superior endeudarse, pidiendo como requisitos sólo mostrar un certificado de alumno regular de su institución académica y una fotocopia de su C.I.

Lo que encuentro delicado, es la usura que practican los emisores de las tarjetas de créditos, quienes cobran altos intereses mensuales, más cobros de comisiones, de mantención y cuanta cosa se pueda. Es cierto que en el último tiempo, existe una mayor regulación por parte de la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras (SBIF) y del Servicio Nacional del Consumidor (SERNAC), parecen no ser suficientes.

Antes de avanzar en mi columna, quiero explicar el término USURA, que en este caso, se refiere a los intereses de los préstamos, en general, o cuando los intereses son desmesurados o excesivamente altos.

¿Cómo se explica esto?

La gran mayoría de las tarjetas de créditos bancarias y del retail en general, sobrepasan la tasa de interés de un 3% mensual e incluso llegan al máximo convencional permitido, que es de un 4.73% mensual en muchas de ellas, es decir, el interés anual, varía entre un 36% a un 56.76 % anual, de paso una de las más altas del mundo. Se puede graficar en forma más clara, es que si un deudor debe en promedio $ 1.000.000, este pasivo puede transformarse en un periodo de 12 meses en una cantidad que fluctúa desde los $ 1.360.000 a los $ 1.576.600. En pocas palabras, grosero y desproporcionado.

Para aclarar más aún el contenido de este artículo, les informo que las utilidades de los bancos entre los meses de enero y mayo del 2012 llegaron a los $ 707.565 millones. Juzgue usted.

Quienes deben soportar estos vergonzosos cobros de estas instituciones financieras,  es decir, a quienes se les aplica, generalmente, el máximo de interés permitido, son a los sectores de ingresos más bajos, considerados los más riesgosos, y los que caen en morosidad.

En la actualidad en Chile, se ve que existe una especie de monopolización y falta de competencia bancaria, que comparten mucha información y comunicación entre sí, lo que conlleva a cierto grado de colusión implícito, que no aparecen en acuerdos firmados en documentos, pero que se explican en los excesivos cobros sobre sus clientes.

Se hace indispensable que se regule y se cree un mecanismo para frenar esta escalada de costos abusivos. En la actualidad, el poder legislativo, trabaja en hacer una reforma de fondo, que se manifiesta en un proyecto de ley, que signifique una ayuda directa al consumidor, que incluye una rebaja de 30% a la tasa máxima convencional que cobran los bancos.

Lamentablemente, esta es una muestra más de la falta de equidad existente en Chile, concepto muy común en nuestras autoridades y legisladores, pero que está lejos de solucionarse. Para variar, es la gente de menores ingresos y de escasos recursos, que son víctimas de los abusos de la banca privada. Y son numerosas las familias, que se ven obligadas a vivir del crédito, ya que sus ingresos no les alcanzan. Como se dice hacen la bicicleta para poder subsistir, cancelan la cuota mensual, pero al minuto vuelven a utilizar la tarjeta para seguir adelante.

Pero para ser lo más objetivo posible, también hay usuarios que abusan del cuento. Una evidencia de ello, ocurre para las vacaciones y feriados, donde un número importante de las familias salen de viaje en base al endeudamiento.

Es importante, que los clientes de este tipo de créditos, se informen sobre los costos que significan acceder a ellos, como también por partes de las instituciones bancarias, ser un poco más transparente cuando ofrecen el producto.