Sin duda, el Gobierno de Chile carece de asesores y de creativos. La campaña “sacate la corbata”, como plan para ahorro de energía, más que estimular el objetivo, fue resultado de miles de risotadas por parte de miembros de redes sociales y, en general, de la gente.
Estos errores comunicacionales, son parte del diario vivir a 21 meses de instalado el gobierno del Presidente Piñera. Lo peor, es que no se corrigen y se sigue cayendo en el payaseo y parece que a la autoridad no le importa ser víctima de burlas y bromas, que son resultados de su actuar frente a la sociedad.
Lo grato es que hace reir a la gente, que en medio de la agitada vida que tienen, es bueno. Lo malo es que el objeto de risa, sean siempre los mismos, quienes nos gobiernan, lo que habla mal de la facilidad que tiene la clase política de crear y hacer acciones ridículas, sin medir consecuencias.
Por algo, solo el 35 % de la población los toma en cuenta.

Anuncios