Acabo de leer la última encuesta del CEP (Centro de Estudios Públicos) y nunca pensé que el Presidente Sebastián Piñera cayera a un 23%. Esperaba cercano al 30%.

En Adimark, no creo nada, ya que Roberto Méndez es cercano a Piñera.

Pero este 23% es un castigo a la mediocre conducción del Gobierno, a lo personalista del mandatario, a la sordera de sus Ministros y al show mediático que arman de sus actividades, que pocos le creen y que además molestan.

Piñera tiene a su asesora jefe, María Luisa Brahm, que ha demostrado su pésima conducción en la línea comunicacional y un compromiso con el resto de los asesores presidenciales que están en sus cargos por pitutos y apellidos.

Lo anterior es cierto. Conozco personas afectadas por el terremoto que han acudido a los asesores de La Moneda y han sido humillados en su trato. La reconstrucción es ineficiente, solo hace show publicitario, capitaneado por el Ministro del MOP, Laurence Golborne, que recorre las zonas a destajo, como si fuera él quien mueve las palas y carretillas.

Piñera habla de educación, que es el momento de mejorarla, cuando no tiene ninguna intención de hacerlo, cayendo en mentiras, que a la gente le molesta, no le creen.

Las salidas de madre, actitudes circenses y tonteras de Piñera, no son dignas de un mandatario. Todo Chile o su mayoría está a la espera de sus estupideces, para reírse y burlarse de lo que hace.

Señor Presidente, su 23% es gracias a su fracaso como mandatario. Chile no es un circo, ni una empresa, ni un escenario de burla para 17 millones de habitantes. Actué como su cargo lo amerita y deje la mediocridad suya y de sus ministros de lado y trabajen.

Y para terminar, lo de la Concertación, no merece mayor comentario.

Anuncios