Si a usted le impresiona leer las escabrosas palabras de Inés Perez, quien dijo que no imaginaba a sus hijos caminando con junto a nanas y obreros por las calles de Chicureo, sepa usted que como ella, hay muchas o muchos más.

Pero hablemos de sus palabras.

He leído en twitter muchos comentarios donde se le critica la forma y fondo de sus declaraciones. Tienen razón.

Por eso, me declaro un INDIGNADO.

INDIGNADO de que gente que cree que el dinero lo hace todo e incluso humillar a quienes menos tienen. De que una loca de patio que no sé si estaba drogada, curada o seguramente sobria y muy despierta,pueda referirse de una forma tan asquerosa y venenosa de otros que son seres humanos igual que ella, que comen, respiran, tienen poto, manos y piernas, etc.

INDIGNADO del por qué un medio de prensa le da tribuna a una señora que solo se hace conocida por destrozar a gente que no tienen su condición social.

INDIGNADO porque las diferencias sociales en Chile, crecen y, una vez más, los ricos son los beneciados para tener una diario vivir mejor.

INDIGNADO porque una descerebrada como Inés Perez tiene acceso a difundir públicamente su desprecio por las Nanas, obreros y quien sea, de menores condiciones con ella.

INDIGNADO porque los medios de prensa no le dan el mismo espacio a una NANA o un OBRERO.

INDIGNADO porque Inés Pérez es una de miles iguales que desprecian a gente de menor recurso, pero que se ganan su dinero en forma, quizás mucho más honesta que ella (si es que trabaja).

INDIGNADO de que nadie filtre el escándalo que provocaron sus palabras.

INDIGNADO de que Inés Perez sea tan tonta, de no medir las consecuencias de sus declaraciones, de las burlas justificadas de que es víctima (aunque no lo es) en las redes sociales.

INDIGNADO de ver que poco o nada hay de fiscalñización de las condiciones laborales, malos tratos y exigencias que hay por parte de sus “patrones” hacia las nanas o asesoras del hogar, como quiera llamarse.

INDIGNADO porque día a día vemos que los más vulnerables, siguen siendo cada día más vulnerables todavía.

INDIGNADO porque gente como Inés Perez exista en este planeta.

INDIGNADO porque seguramente, Inés Perez practica alguna religión, reza, ora, comulga, se da la pazy  a los dos minutos olvida todo lo anterior y es más pecadora que su NANA y su MAESTRO OBRERO.

Anuncios