En esta tercera parte comentaré un caso que representa el de muchos damnificados por el terremoto del 27 Febrero del 2010.

Es el caso (lo entrevisté, pero con derecho a reserva de su nombre) de una familia de clase media de Concepción, que se vio obligada a evacuar su departamento del edificio en que habitaban, ya que otro ubicado a 30 metros de distancia, colapsó y tiene orden de demolición pendiente.

Es decir, por un decreto municipal emanado por la Municipalidad de Concepción, que indicaba que había que desalojar el área, 37 familias de aquel edificio se quedaron en la calle.

Lo tragicómico del caso, es que en 15 meses más adelante del 27 F, se dejó sin efecto el decreto, pudiéndose volver a ocupar el inmueble mencionado.

Volviendo al caso de esta familia, tuvo importantes pérdidas de su mobiliario, como también de una cantidad no despreciable de vehículos del negocio particular que mantenían hasta ese entonces.

Ellos vivieron de allegados por 6 meses en casa de un familiar directo, con las consecuencias lógicas que ello conlleva, sumándose las pérdidas económicas (cierre de su negocio) y el daño psicológico que les afectó a sus 2 hijas, tanto por el cambio de su ambiente habitual, como secuelas por el terremoto.

He aquí los cuestionamientos que esta familia se hace a consecuencia de lo sucedido, y a la vez, me adhiero a ella.

¿Quien les devuelve a la familia, la tranquilidad, los perjuicios económicos y psicológicos, por el desplazamiento a causa de quedar sin casa, y peor aún, cuando 15 meses después la Municipalidad de Concepción, elimina el famoso decreto, siendo que el lugar sigue tal cual, con edificio colapsado al costado?

Respuesta. NADIE, porque a la autoridad no le importa un carajo, porque no tienen conciencia social y porque detrás de esta familia no hay cámaras de televisión o flash de cámaras fotográficas.

Ellos (la familia) intentaron de manera infructuosa de explicar a las autoridades su situación, que aún les afecta.

El segundo cuestionamiento se relaciona a las pérdidas económicas de su fuente laboral, avaluada en 27 millones de pesos. Ilustraré la situación en general, junto al silencio y humillaciones vividas.

El matrimonio, para salvar su negocio, postuló a las líneas de reconstrucción de CORFO para capital de trabajo y consolidación de deudas, que se crearon tras el 27 F. Nada de ello resultó por las trabas de la usurera banca privada, a pesar de tener un comportamiento en el sistema ejemplar. Lucharon más de un año por ello, pero el resultado fue el mismo.

Al agotar varias instancias, se comunicaron con parlamentarios, autoridades de gobierno, jefes de servicios, etc. y la mejor respuesta que tuvieron fue :

 “No podemos hacer nada por ustedes, lo lamentamos”.

Me imagino que esta misma oración o frase, como quieran llamarla, se la han restregado en la cara a miles de afectados más.

Nombraré a algunos personajes que quisieron y no pudieron y otros, que simplemente, nada intentaron.

– Diputado José Miguel Ortiz (DC). Trató, pero se excusó afirmando que las autoridades oficialistas le ponían trabas para prestar ayuda.

– Senador Alejandro Navarro(MAS), jamás respondió un mail.

– Asesores Presidenciales, contactados por la web del gobierno, que atiende las demandas de la gente y, supuestamente, es comentado al mismo Presidente de la República, solo respondieron que tenían cientos de casos parecidos, pero que no podían hacer nada.

Es más, no recuerdan el nombre del asesor que les dijo, de manera telefónica, que sus peticiones podían ser una maniobra de aprovechamiento o ser enviados del Diario electrónico El Mostrador.

Una imbecilidad. Tenían la documentación que comprobaba la situación de esta familia en sus manos.

– María Luisa Brahm, brazo derecho del Presidente Sebastián Piñera. Se comunicaron por ella, en vista al bochornoso desempeño de sus subalternos. Su respuesta fue por mail. Respondió que “no tenía atribuciones para hacer algo, lo lamento”.

– Ministerio de Economía. Ingresan carta para destrabar el tema CORFO y ver posibilidad ante Banco Estado. Jamás respondieron.

– Meses atrás contactaron al actual Intendente de la Región del Biobío, Victor Lobos. Ni siquiera les respondió un correo, reenviado en 3 oportunidades.

Resumiendo, una biblia de acciones, con una biblia de humillaciones.

A 2 años de la tragedia, nula respuesta de la autoridad. Obviamente, el caso se repite en todos lados. Pero el daño psicológico, moral y económico, es horroroso.

Me pregunto :

¿Con qué moral el gobierno puede hablar de un avance en la reconstrucción cercana al 50%, si ésta no llega ni al 10% (lo respalda un estudio hecho por la Universidad de Chile), con resultados pobres y mediocres, que lo respaldan alcaldes y parlamentarios de gobierno y oposición?

¿Con qué derecho se suben al columpio de los damnificados, utilizándolos en comerciales y marketeo, de algo que no es? Firmar papeles no es avance !!

¿Por qué el Presidente Piñera, este 27 de Febrero estará en Asmar Talcahuano (Base Naval con acceso más que restringido), conmemorando los 2 años de la tragedia? ¿Se esconde? Respuesta, Sí, se esconde, porque a Concepción fue a reabrir el Puente Llacolén a las 7 de la mañana para evitar contramanifestaciones. Patético.

Por todo lo anterior, estas personalidades que nos gobiernan y otros que se pasean por el Congreso, no tienen afinidad con los conceptos de moral y ética. Se aprovechan del dolor ajeno, para acaparar votos.

Señores, terminen con el show mediático. Chile no les cree, como es el caso que les presenté en 882 palabras.

Anuncios